El último día en Venezuela

nos levantamos temprano, desayunamos y a las 9am ya estábamos yendo a maiquetía, por gustooooooooo el avión que yo esperaba que fuera a las 1326, era realmente el avión numero 1325 que salía a las 430pm, estuvimos como 5 horas comiendo mojones en el aeropuerto por no ver bien la hora… ayyyyyyyyyy.

El taxista, antichavista 100%, en el camino se desahogó de todo lo que tenía dentro, hasta nos comentó que nuestro actual presidente Correa se aloja cuando viene en el hotel alba caracas, que sus amigos le comentan que en el periodo de elecciones casi vivía ahí y que muy frecuentemente viaja a Caracas, oficial y no oficial. Que ellos lo saben pues son taxistas de esos hoteles y que estos personajes no hacen esfuerzos por ocultarse y van a hoteles donde todos les pueden ver (si al menos hubieran casas de visita en las afuera de la ciudad como en cuba, pensé). En fin, salí con una lección antichavista con visos de cuentos y muchas cosas que verdaderamente se notan (se va la luz, ahora racionarán el agua, sí hay comida pero ha subido mucho su precio, etc, etc)

Ya esperando a las 4pm en el aeropuerto me tuve que disparar dos subways más, y entramos a migración tipo 1 de la tarde, pues ya el calor era insoportable afuera. En revisión de equipajes no me dejan pasar un shampoo usado que traíamos de Ecuador, que se queden con él, pero no se dan cuenta de otros 6 que tomamos de recuerdo del hotel.. era ganas de joder creo yo.

En migración pasó lo que me esperaba.. bueno, más de lo que esperaba: La tipa verificó los sellos en los pasaportes, y el mío no tenía, le dije que no era mi culpa el hecho que el que me atendió a la entrada no lo sellara y no me moví de esa posición.

A la final me indicó/preguntó/sugirió: Con este pasaporte no vas a entrar nunca más a Venezuela? A pesar del enojo que traía le dije: al menos en 10 años no pretendo hacerlo. Lo repitió varias veces y a la final me selló la salida y anotó algo en su computadora que no me quise molestar en ver porque me iba a encojonar más.

En resumen, parece que salí como deportado? En todo caso, no fue mi culpa, en el sistema de ellos tiene que aparecer mi entrada y mi salida, no es mi culpa que no me sellaran el pasaporte, pero honestamente con toda la ineficiencia que ví (que le gana a la dominicana y casi compite con la cubana), ya estaba sin muchas ganas de regresar, con la frase de ella, quedó sellado mi destino: en verdad no pretendo entrar.

Si tuviera que hacerlo pienso que debería hacerlo como cubano con el pasaporte cubano para que no vayan a armar lío por mi “no entrada” con una salida como ecuatoriano a Venezuela. Porque para cometer errores ví que eran los primeros, pero para buscar líos o encontrar problemas, también lo son y no dudo que si entro de nuevo se molestarán en armarme lío por no tener el anterior sello de entrada, 6 años pasan rápido.

Salí con mucho gusto, y a las 6pm estábamos ya montados en el carro vía a Ambato para recoger a los niños. Al llegar conversé con mi suegro que estuvo en Caracas en el 77, muchas cosas que comenté él las conocía o él me recordó algunas que había recién vivido. En fin, un bonito lugar, para qué mentir, y si vas con dinero o con amigos, seguro que la pasarás a toda leche.

El próximo será a Lima o a Bogotá, y tengo la impresión de que me sentiré mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.