Aterrizaje abortado en Cuenca

Bueno, esto es real, lo viví este 24 de Junio del 2011 cuando aterrizaba en Cuenca, Ecuador. Es el día del ajiaco Camagüeyano, es el día que comienzan los carnavales en mi natal Camagüey, y es cuando faltan 17 días para mi cumpleaños.

El viaje fue normal, no diré la aerolínea pues realmente no quiero hacerle mala fama cuando al contrario la labor del piloto fue excelente!! Excelente realmente.

Bueno, decía, el viaje fue normal, todo tranquilo, avisan de que van a aterrizar que lo típico, que apaguen todo equipo y yo cumplí, apagué la laptop y me senté a mirar por el vidrio… los motores del avión bajaron de intensidad..  se venian ya acercarse las casas se veía ya todo con detalle, el avión sacó las ruedas (se oye ese sonido propio de este paso) y bueno, ya comenzó a verse como quien dice el parque industrial de Cuenca y ese es el signo de que ya para la pista faltan segundos cuando repentinamente se oyen los motores rugir, RUGIR SONAR CLAMAR POR AIRE, LLORAR… GGGRRRRRRRRRRUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!

Yo dije para dentro de mí: ok.. el piloto se confundió y no alcanza a llegar a la pista, a veces ocurre, los motores suenan un poquito como para meter aire bajo las alas y apuntarle bien al inicio… pero aquello seguía rugiendo y rugiendo cada vez con más fuerza y lo más ilógico para mí era lo que sucedía: el avión seguía bajando a pesar de toda la fuerza que le metían a los motores…

Ahí sí me acordé de algo que no había prestado atención: no localicé la salida de emergencia más cercana… esta pendejada iba a caer al milchichig (el río que pasa por alante de la pista) de todas todas.. bien.. es la puerta de atrás…

Nadie gritaba, yo tampoco.. nadie decía nada, yo tampoco.. pero no era por mi bravura, sino porque estaba pensando precisamente qué gritar!!!:

1- podía gritar: sálvenme, auxilio, sálvenmeeeeee!

2- podía gritar: nos jodimos todos!!! nos hacemos mierdaaaaaaaaa!!

Pero mi mente andaba cortocircuitada entre el que la opción 1 que era inútil, y la 2 también!! Y mientras como ventilador moviendo la cabeza y buscando la salida de emergencia y pensando: para qué carajo atrasé el fin de las clases una semana!! Todo por hacer esa prueba EXADEP del Senescyt!!

Ahora iba a salir en las noticias:

“Listado de víctimas del accidente aéreo del parque industrial de Cuenca” …. Pérez Estévez Ernesto …..

Y todo el mundo iba a llamar a mi esposa y a compadecerse.. espero que ella se avispara y cobrara un buen seguro al carajo! Pero quién iba a pagar la hipoteca de la casa? Y mis equipos de radio? ahora tocaría venderlos! Espero que ella se portase pilas y los vendiera bien vendidos, buena plata que me costó! De la empresa no hay lío, mis compañeros se ocupan… no pensé en eso.

Lentamente el avión, dentro de su rugido enorme, por fin comenzó a dejar de bajar y comenzó a subir, lentamente, luego muy rápidamente muy empinadamente subió y subió, cuando le ví subir dije: bueno, o no me muero en esta o acabo por el cementerio (el de Cuenca), porque ya pasamos el parque industrial …. hasta que ví que alcanzó las nubes y me toqué: ok.. no es el paraíso, no he llegado todavía.. son las nubes vulgares que se ven en el cielo.
A propósito no me pasó la vida por los ojos ni un carajo, yo sólo me apreté el cinturón pues dicen por cada pulgada mal apretado se multiplican las posibilidades de morir en un accidente, ni que se salvaran las gentes rutinariamente de esos accidentes… solo pensaba: cuándo se da el panzazo? Pero no pasó.

Olvidé decir que en medio de todo el trajín subieron el tren de aterrizaje.. se oyó…

Bueno, el capitan al habla: “Hemos realizado un aterrizaje abortado por vientos cruzados en la cabecera de la pista” y ahi comenzó todo el mundo a hablar..

Yo no, yo no tenía con quién hablar.. yo sólo quería decir: “Chofe.. yo me bajo aquí, pare un momento!”, pero nada.. no atiné a decirlo.. me tocó esperar 15 minutos que dió unas vueltas y por fin aterrizó en la ciudad de Cuenca…

Todos aplaudieron.. yo no, porque mi estómago me dolía mucho… fui directo a celebrar mi resurrección comiéndome una hamburguesa en el patio de comidas del aeropuerto y a dormir como un lirón hasta que llegó la hora de clases.

Te parece gracioso? Ahora viendo videos de aterrizajes abortados me doy cuenta de que no lo es, mira, ese sonido sentí:


 

mira este otro
Y este:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.