Asi que viajar es difícil no? 2ra parte

Bueno, después de aquel viaje de la primera parte no es que me envicié con viajar ni nada por el estilo, realmente seguia siendo complejo los viajes, pero yo por tal de ver a mi en aquel entonces novia que vivía en Sancti Spíritus (gracias por aquel primer viaje! Lo que sucede conviene!) pues viajábamos regularmente entre La Habana donde yo estudiaba y Sancti Spíritus, normalmente viajábamos uno o el otro cada 15 días, nos pasábamos desde el miércoles o jueves hasta el domingo tarde y así.. por supuesto ella a veces acababa primero las clases e iba conmigo a La Habana o yo comenzaba más tarde y me quedaba en Sancti Spíritus y ya sabes, las vacaciones que eran medio largas (unos 3 meses) ahi sí completo mayormente en Camagüey.

Mientras la relación duró, que fueron varios años, yo lograba viajar a Sancti Spíritus a veces sacando pasaje, y a veces (muchas) viajando en los trenes sin que me detectaran, compraba pasaje para una o dos ciudades antes, y como el tren viajaba de madrugada, me quedaba dando vueltas de pie en el tren esas dos o tres ciudades (1 o 2 horas) hasta que llegaba a mi destino, pero realmente fueron las menos veces.. casi siempre lograba sacar pasaje, pues había disciplina para madrugar y había EL interés en viajar.

Aquella relación se acabó un día, recién comenzado mi último año de la carrera, a los poquísimos días de comenzado el último año y bueno, ahi medio que cesaron los viajes.

Yo no recuerdo haber viajado en ese semestre, estaba también estudiando y muy metido con Linux, era el año 96, finales del 96 y yo había descubierto Linux el año anterior y realmente me daba cuenta todo lo que me faltaba por aprender. Así que me pasaba las madrugadas estudiando y probando cosas y bastante trabajo me costaba asistir a clases por las mañanas, de hecho no fueron pocas las veces que me quedé dormido y perdí ciertas clases. Pero bueno, eran ya los temas finales de la carrera, temas especiales les llamaban y muchos ya les conocíamos pues eran temas novedosos que habían surgido en los últimos años y muchos ya nos íbamos adelantando.

A la final ese semestre acababa a fines de Diciembre del 96, y no habían pruebas finales (no recuerdo que hubieran), los profesores ya te trataban bien, les conocías, no había aquellos pánicos de inicios de la carrera cuando ciertos profesores eran el cuco, el coco, de los estudiantes.. sabías cómo se movía el sistema y sabías qué hacer y qué no hacer… yo decidí que iba a irme digamos, el 21 de Diciembre, si no fue el 21 fue el 19 o algo así. Simplemente digamos el último día de clases era digamos el 17 y yo decidí quedarme, oh sorpresa, varios días más para seguir estudiando Linux pues en la universidad teníamos internet medio maluca pero la teníamos,  y tenía el elemento, la red, las IPs, las máquinas. Y antes que uno se preguntaba: pero qué tontos estos que no van a sus casas!

Bueno, saqué mi pasaje para el día determinado, digamos que era el 21.. pero como no tenía ningún ningún apuro, son esos momentos como te dije que sientes una paz tan grande, no hay problemas por resolver, tienes tantas cosas en que pensar, no hay compromisos, simplemente es ir a pasar el fin de año con tus padres y ya! Tanta calma la extraño, ojalá un día vuelva de nuevo. Bueno, te decía, en vez de sacar el pasaje para la guagua (bus) para Camagüey que todos los estudiantes sacábamos (la de las 540pm) le saqué para un bus que salía por la mañana, el de las 810am o algo así. Casi nunca, nunca cogí ese bus, porque para salir a las 810am y pasarme 8 horas viajando, prefería salir tarde el día anterior (540pm) y llegar de madrugada a mi casa, dormir y tener el siguiente día libre para mí, me entiendes?

Así que dije, al carajo, voy a dormir bien esta última noche, y voy a experimentar qué tal este bus! Y así hice, saqué el pasaje y aquí viene lo difícil: me olvidé que el pasaje era para el bus de la mañana. Yo sabía que era digamos el día 21, pero no recordé, en ningún momento me pasó por la mente que la hora era en la mañana, pensé que era tal y como siempre, en la tarde.

El día anterior en cuestión me acosté temprano, para dormir bien y estar preparado para el viaje que mi mente me decía que era en la tarde.. todos mis amigos se habían ido ya unos días antes.. y los dos últimos que quedaban (Adalberto Varela y su entonces esposa) se levantaron temprano y se fueron a tomar el bus de por la mañana, por qué? Porque ese bus llegaba hasta Nuevitas, donde ellos vivían (después de pasar por Camagüey). yo me despedí de ellos, caramba qué alegría, todos habíamos acabado los estudios, el siguiente semestre sería para dedicarle 100% a la tesis de grado, nada más que a la tesis. Tanta alegría, les ayudé a revisar que no dejaran nada, me despedí y se fueron a coger su bus.. qué lindo, el mío sería por la tarde (pensaba yo)

Fui a desayunar solito, con esa sensación de que se te hace cosquillas el estómago, en lo que otros años estaban quizá a la carrera estudiando o repitiendo ciertas pruebas (re le llaman allá, aqui les llaman supletorios) yo no, yo era de los poquísimos de 5to año que todavía estaba ahi, por mi gusto, por mi deseo… qué bien que nadie molestara ni hablara ni nada.. tanta paz… desayuné, lo mismo de siempre y regresé al cuarto.

Usé por última vez el servicio, un uso con mucho relajamiento, todo salió, este viaje iba a ser ideal, yo ni un pedo se me iba a atorar en todo el camino.. tanta paz no era posible. Y me puse a recoger con extrema paciencia mi ropa.. toda, todita, pues no regresaría hasta pasado un mes o dos. Mi plan era salir para el terminal de buses tipo 2pm, después de almorzar, y esperar a que saliera el bus a las 540pm, no había apuro, ninguno, nada iba a impedir que yo estuviera ahi una hora antes de la salida… por eso iba a salir con extremo tiempo, nada nada se iba a interponer, es más si tenia que ir caminando para disfrutar del aire, lo haría! bueno, eran unos 7 o 10kms, pero la idea vale me entiendes? La idea era que estaba en paz.

Al final eran como las 1030am, recogí todo y no tenía absolutamente NADA qué hacer. Ni siquiera podía acostarme pues el colchón estaba pelado, sin sábanas ni nada. Así que me senté a hacer lo que siempre hago cuando no tengo nada qué hacer: perder el tiempo analizando la composición de las cosas. Cogí el ticket del pasaje que había sacado hace 30 días y analicé totalmente su composición, su forma, el tipo de letra, el nombre, la fecha, la hora de… LA QUE?!!!! La hora era 810 de la mañana!! El bus se había ido hacía dos horas por lo menos mierda!!!!!!! Y uno aquí de zopenco, de estúpido mirándome en el espejo.. qué espejo, no teníamos espejo.. mirando al puto papel que decía que era una hora que no recordaba.

Se acabó la paz… me puse como Mr Bean cuando se pone nervioso, sí le has visto? Se pone a caminar dando pasitos, con las manos delante, con los ojos abierto como un sapo, así me puse.. ahora qué pinga me hacía? Ahora cómo me iba? ok relájate, relájate.. pensemos:

NADIE me espera en ningún lado, si llego tarde o luego a la casa, es cuestión de avisar y no hay nada que pueda evitar lo ya sucedido… no tengo compromisos, no tengo tiempos pre-definidos para realizar cosas.. nada en lo absoluto. Qué es lo peor que puede pasar? Que tenga que irme a saltos, como siempre, llegar a Sancti Spíritus y seguir camino luego. A Sancti Spíritus no quería llegar pues me traía recuerdos un poco recientes… pero bueno, si no queda más remedio, ahi veremos.

A coger botella de nuevo! Al diablo.. pero sin compañero… no, espérate…

Tenía yo un compañero, un amigo que a veces visito, que es de Sancti Spíritus, se llama Adolfito, Adolfo caramba! Adolfo tenía una característica esencial en su paso por la universidad y era el hecho de que SIEMPRE llevaba una “re”, SIEMPRE, para él llevar un re es como para un ser humano normal ir al baño, es algo que te toca porque te toca y no hay nada en el mundo que pueda hacerte evitar eso.

Adolfito tanto se esmeró en pasar “re” tras “re” que un día llegó a un mundial (mundial es el examen que se hace especial para los estudiantes que no pasan una re), y en uno de esos mundiales adolfito no pasó..  quedó en el campo, es decir, adolfito tuvo que repetir esa asignatura. Allá no hay arrastre, no hay el hecho de que tu sigas al siguiente año y te toque repetir específicamente una asignatura del año anterior.. si desapruebas una asignatura, te quedas todo un año esperando pasar sólo por esa asignatura.. así que adolfito estaba en ese momento en 4to año.. pues lamentablemente le falló en un mundial las cosas creo que en esa época estábamos en 3er año.

Pero bueno, con Adolfo nos seguíamos llevando y muy bien, es una persona que tiene un carácter curioso y realmente no te sientes mal de conversar con él, amable él y su familia siempre son. Para qué! Como vivía en Sancti Spíritus no fueron pocos los viajes que programamos hacer, las colas que íbamos a hacer y mil cosas.. siempre le visitaba y demás.

Bueno, volvamos a mi tema… yo andaba desesperado, con el moco caído, una desgracia entre tanta paz… pero enseguida pensé: Adolfito!! Estamos en periodo que todos hacen re y Adolfito no puede hacerme quedar mal!! Comencé a recorrer ansiosamente los 9 pisos del edificio de eléctrica, a pie pues nunca ví el ascensor funcionar ahi… no tuve que recorrer mucho ni un diablo, en uno de los primeros pisos estaba adolfito, por supuesto, realizando una re, con Abelito, el hijo de la profesora que luego me alquilaba un cuarto en La Habana, de Tere, no recuerdo el apellido de Abelito.. pero bueno, toqué a la puerta y le pedí: Abelito, necesito hablar con Adolfito.. ahi estaba adolfito, le pregunté:

EPE: Cuántas más te quedan?

Adolfito: no, sólo llevé esta re. ..

EPE: bien.. y tienes pasaje?

Adolfito: Cómo voy a tener, no sabía que iba a tener que repetir esta!

Ya aquí me tranquilicé, pues adolfito iba a querer irse, y seguro que iba a tener un compañero de viaje.

EPE: Cuándo te vas?

Adolfito: En cuanto acabe aquí, me quedan unos minutos, espérame.

Y así fue!! Ahi conseguí mi compañero para esta expedición. En efecto Adolfito salió a los pocos minutos y fuimos a almorzar, él a recoger sus cosas y yo a esperar pacientemente como una vaca pues yo ya tenía todo recogido.

De ahí el mismo camino de la primera historia: hasta el amarillo en la circunvalación de la habana, de ahi a la suerte, hasta ver dónde llegábamos…

Fuimos igualmente bastante rápido hasta la circunvalación, llegamos habrá sido a las 2pm o algo así, y como era un día medio atípico, no era fin de año todavía… no habían muchas personas logramos coger un camión hasta el pimer conejito, casi el mismo camino de la otra vez… y ya tipo 4 ó 5 de la tarde se detuvo un camión y dijo: voy hasta Holguín, son 35 pesos (una tontera, realmente el pasaje de la guagua me había salido por un valor similar si mal no recuerdo)

Recuerdo que Adolfito le intentó negociar al camionero, pues él iba sólo hasta Sancti Spíritus, yo pagué y me quedé callado, al diablo, iba a llegar a la casa ya pronto. El camionero no aceptó y adolfo pagó lo mismo que yo jejejejejeje, a él lo dejaron en la entrada a Sancti Spíritus, no recuerdo cómo se llama esa autopista recta que sale de Sancti Spíritus a la autopista, creo que es la que va a Yaguajay,  creo. El camión llevaba unas ruedas como de tractor, grandísimas.. e iban puestas una encima de otras formando como torres… iba con plásticos en cada torrecita de esas, al diablo, les rompimos y nos metimos en medio de las ruedas pues era Diciembre y el frío era insoportable sobre todo ya tipo 10 u 11 de la noche.

Posiblemente paró en algún lugar para comer, ya en esa época por suerte habían lugares donde se podía comer, pero realmente mi alegría era ver ese poderoso camión que me iba a llevar hasta mi ciudad… que todo había salido bien dentro de la equivocación.

Recuerdo que el viaje fue rápido, el camionero llegó a Camagüey como a la 1 o 2 de la mañana… y me dejó en la circunvalación pues él no iba a entrar a la ciudad, de ahi caminé un par de kilómetros hasta que encontré un teléfono público y llamé a la casa, y listo, me fueron a buscar un rato después, pues a esa hora de la noche es jodido que encuentres algún tipo de transporte.

Así acabó mi última botella hasta el momento, esta fue más feliz y realmente excepto ese momento de pánico cuando me dí cuenta de que había perdido mi transporte!!! Caramba… pero todo marchó bien.

Al regresar a la universidad al siguiente semestre, le cuento a Adalberto, recuerden que él se fué en el bus al que yo también había reservado, y me dice que ese bus se dañó a mitad de camino y ellos acabaron de llegar a su ciudad al siguiente día.. .es decir, que lo que sucede conviene, no es cierto? A la final llegué primero que el bus.. qué suerte!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.