Tú no sabes lo que cuesta reemplazar una parte dañada

Éramos 3 muchachos de la misma aula los encargados de ayudar con la red LAN del CEIS-CREPIAI, Pável García López (PGL), Joel Antonio Echeverría y yo, Epe.

Pável es un muchacho Suizo un poco oscurito (así como cuando te metes en una cueva de noche y caminas un km para adentro), Pável nunca ha aceptado que le pongas motes ni nada por el estilo, así que como él puede leer esto, vamos a suponer que no tenía ninguno. Le llamaremos Pável. Pável era un tipo especial, pero de elegante! No podía comer nada que él definió que un médico le había prohibido: nada con frijoles, nada con harina de maíz y nada con no recuerdo… pero en resumen, cuando habia arroz congrí y dulce de harina, cosa que ocurría una vez al año por el día de fundación de la CUJAE… Pável era nuestro invitado especial en la mesa, le llevábamos de la mano… para comernos toda su bandeja.. él se iba bien molesto consigo mismo… y a nosotros nos daba mucha pena por varios segundos.

Joel, caramba hace tiempo no sé de él… usa unos espejuelos bastante gruesos, no tenía agudeza en la vista por una enfermedad, pero es un tipo con tremendo don de superación y de no sentirse diferenciado de los demás. De verdad, yo me quedé muy sosprendido, muy asustado, el día que fue a Camagüey y me demostró cómo él podía andar en bicicleta atrás mío sin lío. El le daba a los pedales y los carros le huían, ahi comprendí que el chofer siempre debe andar a la defensiva.

Yo, yo soy yo.

Resulta que llega Joel a atender la red, sería allá por el 1994, y el mejor laboratorio de la CUJAE lo teníamos nosotros, eran unos 486 con 4MB de RAM, que volaban bajito con sus 66mhz de velocidad… hasta uno teníamos con 16MB de ram y un pentium I con 32mb de ram, era la maravilla, tremendo equipamiento. Eran equipos que con tremendo esfuerzo se había comprado, creo que cada uno costó muchos cientos de dólares, 800 ó 900 o quien sabe más? Pero lindos!Esos discos de 40MB de tamaño, le cabía un mundo ahi. Unos lectores de floppy de 3.5 pulgadas, ya no venían con floppies de 5-1/4.

Comenzamos a hacer algo inútil, pero en nuestra falta de labor y cosas.. decidimos realizarle, que era limpiar las máquinas. Era un sábado tarde bien tarde o noche, o era un domingo, un día en que habían sacado a todos ya de los laboratorios… aprovechábamos ahi para coger un poco de aire acondicionado, incluso para dormir… para trabajar a veces.. pues no te molestaban con requerimientos, ahi fue que cogí un poco los hábitos nocturnos… aunque repercutían en mi asistencia a las clases en las mañanas.. pero bueno.

Abrimos las máquinas, Wilfredo Pérez (ahora en España) nos había dicho que los conectores eran a prueba de bobos, es decir, no encajaban en el periférico de otra forma que no fuera la adecuada… así que era cuestión de abrir las máquinas una a una e ir limpiando, ya con Pável no sé por qué pero teníamos cierta experiencia, para Joel era su primer día. Cada uno cogió su máquina y sólo se le dijo a Joel: la posición de las piezas es fácil, es a prueba de bobos.. y listo Joel captó todo enseguida, tan rápido! Estábamos en medio de la limpieza cuando se oye un PUF!! Pero muy alto, como cuando tiran un perro de un 10mo piso (bueno, no lo he visto ni oído pero imagino que es así) y cuando volvimos a ver, de la máquina de Joel salía un humo, quizá gris-azulado… y Joel con una cara de susto de puta madre.

Nosotros nunca habíamos tocado con nuestras manos un billete de 100usd, ni nada parecido, es más para nosotros en esa época un billete de 1USD era suficiente razón para pasarnos por horas analizando cada una de las pinticas y arabescos de ellos… y Joel acababa de joder una máquina de última tecnología ahí delante de nosotros! Ese dinero JAMÁS lo haría él… eran quizá 800 o 900USD..

Joel estaba desamparado, nosotros un poco asustados porque a la final si eso se jodía terminaríamos botados de la red y eso traía bastantes privilegios. Por qué mierda Joel se puso a reparar máquinas?

Joel explica, lo puse todo como uds me dijeron, era a prueba de tontos y es verdad todo cupo exactamente justo, encendí la máquina y sonó. Ah, olvido decirlo, el olor a aceite quemado mezclado con estaño evaporado (no fundido, evaporado) estaba en toda la habitación….

Revisamos y casi todo estaba bien.. excepto el conector de corriente del lector de unidades de floppy, te acuerdas? Aquí te pongo uno

Bueno, por suerte no había nadie, si algo pasaba podríamos alegar desconocimiento… volviendo al tema, la idea es que este conector no es a prueba de bobos, se puede insertar en su contraparte de dos formas, correcta, e incorrectamente.. joel escogió la última.. en vez de seguir el hecho de que tiene como unos rieles abajo para que se deslizen por los contornos de una petaquita de plástico, él escogió dejar esos dos rieles que ves abajo como orejitas de conejo, saliendo del lector de floppy.. es decir, 180 grados de su posición.. y por supuesto invirtiendo todo.

Cuando encendió la PC aquellas corrientes invertidas hicieron que esa cosa generara una pequeña y cagante explosión.

Joel, en total pánico, nosotros enseguida le dejamos muy en claro que el responsable era él.. (y nos hacíamos señas por detrás de él pues él andaba en un estado de desesperación que daba mucha risa). Logramos encender la máquina y arrancó.. bien todo, incluso leía los floppy. Pero no le dijimos de una, sino que le dejamos sufrir un buen rato en lo que nos seguíamos divirtiendo pensando en voz alta: ahora le diremos a Cheo que Joel hizo eso pero que le perdone, y cosas así.. para molestarle.

La peste a cosa quemada no se fué hasta varios meses luego y el floppy quedó con una característica muy marcada, estuviera o no la máquina encendida, hubiera o no luz, pero marcadamente cuando no había ningún tipo de ruido se le oía hacer: táca táca táca táca táca sin parar! no importa que no hubiera luz en 1 día completo eso no paraba el táca.. y era justo cuando se iba la luz, que cesaban de sonar los aires acondicionados… que nos reíamos con Joel.

Por supuesto que si habían ajenos a los que guardábamos el secreto, no decíamos nada… la gente a veces decía en medio de la oscuridad: sí oyen eso que suena? Y nosotros como si nada… oh sí, verdad… o le decíamos: debe ser un equipo con baterías o alguna cosa.. salíamos y a reírnos.

Joel, seguro que ya has tenido varias máquinas, pero el recuerdo de ésta todavía te debe atormentar!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.