El Audi (2da parte)

bueno, para darle cierto realce, al asunto, esta es la continuación del post: http://www.ernestoperez.com/2011/10/el-audi/

Bueno, pues resulta ser que yo hoy manejé un carro de la embajada de BEEEEEEEP

Sí, de la misma, hoy anduve por Quito manejando un carrito de placas azules, número CD-XXXX, síiiiiiiii!! Los policías no se metieron conmigo, tampoco nadie me gritó cubanohijoeputa! ni nada, pero eso sí, me porté como todo un diplomático

  1. Cuando un bus se paró durante 2 minutos en medio de la calle, yo no comencé a pitar y a mostrarle la mala seña, no, qué va, yo iba en mi carro diplomático y me detuve diplomáticamente a esperar que acabar de conversar
  2. Cuando un zopenco se detuvo en medio de la calle a mirar parriba, no comencé a hacer luces ni a tratarle de pasar por al lado, yo iba manejando el carro diplomático, así que diplomáticamente me eché un pedo y con un breve (y diplomático) pitido le hice caer en cuenta que no fuera cojudo y que se moviera.
  3. Los cuidadores de carro no se me acercaron a pedir dinero cuando me monté .. No especulé con eso, no sé por qué sucedió.
  4. Fui al aeropuerto, y parqueé el carro en una sección donde se paran los diplomáticos, bacán!! En serio!! No pagué parqueadero!
  5. Bueno y ya dentro del aeropuerto me peleé con el pendejo de ese establecimiento que se puso a adivinar si yo era o no cuba, cuando le pregunté sobre la razón se puso él ofendido!! repinga mira que me resinga eso cojone! ahí disculpen, se me fue la diplomacia para las patas… y me puse a dar chillidos.
  6. Pero luego me monté en mi placazul y finalicé el viaje.

No, no fue un sueño ni tuve que limpiar nalgas para eso! Fue real.

Qué gané? naaaaaaaada, una historia más.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.