Memorias del periodo especial tiempo libre y tentaciones (III)

Ya habíamos hablado del tema de la comida en la universidad, lógicamente era un tema que no se puede separar del resto, pero ya no me referiré directamente al día a día por la comida. Era desayuno, almuerzo y comida en la universidad.. con poca variación.

Recuerdo que pasaban vendiendo en el primer año, tarjetas del comedor, eran sacadas no sé de dónde, era mercado negro, costaban como 40 pesos al mes, y nos daba el chance a comer otra vez.  Otra variante era maquillar la tarjeta. Es decir, tenían unos numeritos correspondientes al día. Te marcaban ese día con bolígrafo. Luego cogíamos con una cuchilla y borrábamos la marquita del día habían expertos en eliminar la marca del bolígrafo. Otros previamente le pasaban un poco de jabón por el recuadro del número para que no se marcara o se marcara muy ligeramente y fuera fácil de sacar.

Lo que sucedió en la práctica es que en vez de darte X cantidad de arroz, la cantidad se iba reduciendo para cubrir la demanda que había.. y a la final realmente: ni aún cuando comieras 2 veces lograbas llegar a una ración adecuada. Esto pronto lo atajaron y nos dieron números, tarjetas numeradas, y te en una hoja que ellas mantenían marcaban el número tuyo al entrar y ya no podías repetir. En verdad las raciones se incrementaron, pero igual eran insuficientes para vivir solamente de ellas ok?

Seguía agudizándose la falta de todo, jabón, shampoo, comida, transporte. Sí, porque transporte en La Habana casi no había. Por la universidad pasaban 4 rutas de guaguas, y quizá la que más frecuente pasaba era cada media hora o 20 minutos. Eran como 10mil estudiantes en la universidad. Más de la mitad eran externos (vivían en La Habana). Carros no tenían ellos, ver a un estudiante en carro era algo llamativo, digamos que uno de cada 100 o 500, eran realmente pocos.

La universidad queda técnicamente en La Habana, en Marianao, pero para llegar a la Habana que todos conocen (malecón, plaza, playa, centro habana, habana vieja) para llegar a allá habían unos 7 a 10kms, no era ahi mismito la cosa. Nosotros, los que vivíamos dentro de la universidad, en la beca, realmente entre semana no salíamos mayormente de la universidad, porque igual de difícil era regresar. Entonces era un riesgo. Además por mi lado, realmente las tareas, ejercicios que nos ponían no era como para no hacerlos. El profesor igual enfrentaba dificultades para llegar a dictarnos clases, seguramente de conseguir la comida, a ellos igual se les iba la luz 8 y 10 horas diarias en la casa, tenían que ver cómo vestirse, etc, etc.. pero no dudaban en desaprobarte si es que no hacías una tarea excelentemente bien o una prueba. No valía ninguna justificación como “se fue la luz” “tenía hambre” “no había papel”.. las mismas podían tener los profesores y nunca te hablaban ni siquiera de sus dificultades.. y sí las tenían igualito a nosotros.

Los fines de semana sí se podía hacer, lógicamente te tocaba salir a una hora determinada y no regresar hasta por la tarde-noche. Perdías el almuerzo. Desayunabas a las 8am, salías, a las 930 quizá estabas ya en La Habana.. y el almuerzo acababa a las 2pm.. tampoco es que ibas a estar de regreso tipo 11 ó 12… te tocaba pasarte el día en blanco: cero agua, cero comida (porque no vendían en ese momento, no habían ni agua embotellada, ni botellitas para el agua, etc). Sí se disfrutaba, se conocía, podías ir a los cines (no escaseaban), sentarte en un parque si es que había algún banco que servía. Sí se conocía. Si conocíamos a alguien en la ciudad se le iba a visitar, con cautela, tampoco es que te ibas a aparecer a la hora de almuerzo.. la escazes afectaba a todos.. con cuidado. Y bueno, ya de tardecita, tipo 4 ó 5pm regresabas, el horario de la comida acababa a las 8pm así que con tiempo para llegar, comer y listo.

Al otro día yo no repetía lo mismo.. ahi tocaba lavar la ropa (no conocí de personas que lavaban ropa allá), y ponerla a secar mientras le vigilabas (porque se la podían robar, la escazes era grande). Estudiar algo, leer mucho, dormir bastante.

Un detalle: en la CUJAE no faltaba la luz. Excepto si caía un rayo muy grande que nos dejaba varias horas sin luz, algo que tampoco era frecuente pero sí sucedía a veces… no faltaba la luz. Como quiera leerse: o que el gobierno lo hacía para que tuviéramos condiciones para estudiar.. o que el gobierno lo hacía para que la universidad no se le fuera a sublevar.. me voy por la primera opción.. no se nos iba la luz, no nos faltaba el agua (excepto que no subía a los pisos del 3ro para arriba).

Eso era el beneficio. Mucho tiempo dedicado a dormir.. a leer, a dormir.. y a pensar en comida. Yo soñaba con algún día poderme comprar una lata de leche condensada y una de sardinas. Y en efecto cuando salí a Canadá en el 1998, lo primero que compré fue eso precisamente eso. Soñaba con una pizza grande, de jamón, soñaba conque se podían producir hamburguesas sin respetar las leyes de transformación de la materia (es decir, producirlas del aire).

Particularmente pensaba, y nunca se me ha quitado eso: Qué estarán haciendo las personas en estos momentos en Jamaica? En República Dominicana? En La Florida? En esos momentos en que pasábamos tantas dificultades, Jamaica queda a unos cientos de kms al sur de mi ciudad natal.. en qué andará la gente?  Y ahora me pregunto: Qué hacías tú que vivías en Ecuador en esos años 1992-1994? Pensabas alguna vez en la batalla que teníamos por sobrevivir a allá? Seguramente oías las noticias que hablaban de escándalos, de los balseros de Cuba, de temas generales y muy impactantes, pero nunca puntualizaste a una persona, no pensaste: caramba, en este momento alguien llamado Ernesto, está pasando una necesidad, un hambre del carajo.

A propósito, debido a estas necesidades, alguna que otra gente desertaba de los estudios. Recuerdo que en mi cuarto (vivían 8 por cuarto) uno de los estudiantes dejó la carrera por estudiar para ser hotelero. Para atender al turismo. Mientras más cerca estuvieras del turista mejor.. por ejemplo si eras el que tomabas la orden, la servía, cobraba.. alguna platica se hacía. Porque el turista siempre deja una propinita, 1USD, 0.50? 5? 10?… para nosotros fue duro porque con el dólar se podían comprar ciertas comodidades, un jabón costaba como 35c, un par de medias no sé, menos de 1usd, o cosas así.. pero nosotros simplemente no los teníamos. El dólar en el 1993 llega a costar 160 pesos cada uno. Y mis padres ganaban como 350 pesos o algo así al mes… habían personas que ganaban un poco más.. muchos ganaban entre 200-300.. es decir, era raro el que hiciera el equivalente a 2usd. Pero tampoco verle así.. habían muchas cosas subsidiadas para que no te murieras de hambre.. comida por ejemplo.. lo básico lo podías tener.. lo básico… a precios subsidiados.. .pero ya.

La ropa desapareció de las tiendas desde antes del 1992… eso se conseguía y se consigue a precios de mercado, a nada subsidiado… en dólares muchas veces.. y este muchacho que dejó la carrera se aparecía cada noche (porque seguía durmiendo en la cujae) con una X cantidad de dólares, 5, 15, 20, 50… y uno viendo eso, pasando hambre, necesidades, sin un jabón, y teniendo que estudiar como un mulo porque el profesor no te perdonaba en el aula, te calificaba como si vivieras en la abundancia y sin problemas.

Universidad = UnoVaAVerSiDá

Varios hicieron eso, en sentido general, no en nuestro cuarto, en sentido general, se iban por profesiones que les generaban una solución a sus problemas ahora. A criar animales, vender puercos, contrabandear jabón, en fin.. mil cosas menos a capacitarse.

Y así muchos, por respetar quizá lo que nuestros padres deseaban para nosotros, seguimos estudiando, o porque veíamos más a futuro, seguimos estudiando… aunque ver al futuro en esos momentos era algo difícil. Mejor era concentrarse en el día a día.

Las vacaciones eran un momento para nosotros los que vivíamos más lejos sumamente importante. Era la oportunidad de que es lavara la sábana por primera vez en 6 meses. Porque yo iba a la casa al acabar cada semestre. El mosquitero era una vez al año que le lavaban.

No era tan fácil como decir: me voy! No hijito no. Mira, primero eran las pruebas finales, ya tu sabías desde varios meses antes la fecha exacta de las pruebas. Eran normalmente 2 semanas de prueba. Luego era una semana de revalorización (a los que no aprobaban les repetían la prueba en esta semana).

Para mi el objetivo era no llevar revalorización, porque perdía una semana de vacaciones. Así que teníaque estudiar lo suficiente para aprobar TODO en las pruebas ordinarias. A mí me daba igual la nota (porque podías ir a revalorización para subir nota porque así lo deseabas!).. nada, me daba igual, conque estuviera aprobado, yo arrancaba para la casa.

Ah no, no es arrancar y ya. Camagüey queda a 570kms de La Habana, tenías que sacar el pasaje exactamente 30 días antes del que querías viajar (por eso era importante no desaprobar) y no era de ir y sacarlo.. era bien difícil.. pero de eso ya hablé en otro post…

Al llegar a casa, todo era tranquilidad, de cierta forma se invertía ecuación: Ya no tenía que estudiar, era todo tranquilidad, no tenía que batallar por la comida, porque sea la que hubiere… ahi estaba a cualquier hora esperando por mí. La ciudad era más recorrible, en bicicleta se podía andar toda la ciudad.. pero por otro lado sí faltaba la luz, mucho… no tenía computadoras a mi disposición.

Eso de que faltara la luz no es que falte y ya… te imaginas Cuba en Julio-Agosto. Es como Guayaquil pero con un 90% de humedad.. caluroso, una sauna… ahora supón que se fue la luz.. entonces quítale el aire natural (quita el acondicionado si quieres, que tampoco hay luz como te dije)… ya? así? Te parece rico dormir en una sopa de calor? Porque tampoco hay ventilador, porque no hay luz… contento? Bueno, ahora ponle mosquitos.

cómo te proteges de los mosquitos si no hay productos para evitarlos? No hay repelente? Ahhh con mosquitero… cómo te vas a tapar con un mosquitero si no hay luz y por tanto no hay ventilador? Si no corre el aire?

Si te sales del mosquitero, te comen los mosquitos.. si te pones dentro del mosquitero te ahogas de calor y no es cuento.

¿Solución? la que yo adopté inicialmente fue dormir con la nariz afuera… sí.. por alguna razón los mosquitos no me picaban la nariz y boca.. por tanto le sacaba el hocico del mosquitero, bien protegido y cerradito… con el hocico afuera.. sudado todo por adentro, pero podía respirar.

Sólo te dejo una pregunta planteada: ¿Te has respirado un mosquito alguna vez? Te dejo a tu imaginación eso.

Por suerte esto ocurría solamente durante mi verano.. ya en la cujae sí teníamos luz por tanto ventilador en mi caso, y sí circulaba el aire por las noches.. quizá era un área donde había buen viento o estaba mejor hechos los edificios de albergue.

Al final, en vacaciones opté por dormir en el techo: me subía un catre y una sábana y dormía al sereno hasta que amanecía. Allá arriba sí circulaba algo de aire y por tanto no habían mosquitos. Me levantaba con dolor de garganta por el frío del amanecer quizá.. pero podía dormir.

Eso era.. luego todo fue cambiando, ya a fines del 1994 las cosas fueron cambiando, ocurrió la crisis de los balseros, se comenzó a recibir (por parte de algunos, nosotros no) dinero del exterior, en fin, ciertas cosas comenzaron a mejorar y ya aunque algunos puedan decir que el país está mal, o lo que sea.. no es igual al 1992-1994.. eso sí fue duro.

Esto es cómo lo ví yo, lógicamente hay muchos temas que quizá por el tiempo he olvidado mencionar, o que quizá no viví o sufrí yo. ¿Cómo lo vivieron otros? Seguro que les fue difícil de una forma u otra.. dudo que fácil fue para alguien.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.